El fabricante automovilístico estadounidense General Motors (GM) ha registrado una carga excepcional de su pasivo de 39.000 millones de dólares, lo que generará pérdidas colosales para el tercer trimestre. La carga extraordinaria se debe a que GM debió ajustar sus previsiones a los cambios de la normativa estadounidense para la contabilidad y no tendrá impacto en su flujo de liquidez dado que ya está en marcha un programa de reestructura. General Motors, que publicará este miércoles sus resultados del tercer trimestre, señala que deberá rever el nivel de sus haberes fiscales para ajustarse a la nueva reglamentación.