Tras la reunión con el fabricante de componentes Magna y la sociedad belga de valores RHJI, General Motors parece decantarse por la primera, ya que han reducido las diferencias que mantenían sobre la oferta realizada por la firma canadiense para entrar en el capital de Opel, según indicaron hoy varios políticos alemanes.
Pese a que la balanza comience a decantarse, El ministro de Economía del Estado alemán de Renania-Palatinado, Hendrik Hering, señaló que General Motors y Magna han llegado a un acuerdo sobre los aspectos más importantes del futuro de la marca automovilística. No obstante, el Gobierno alemán todavía tiene que tomar una decisión sobre cuál de las dos compañías sería mejor propietaria para Opel.

Por su parte, el presidente del consejo de administración de General Motors, Ed Whitacre, señaló que su compañía está manteniendo diferentes negociaciones en relación con el futuro comprador de su filial alemana. "Esperamos una resolución en el futuro cercano".

Al mismo tiempo, fuentes cercanas a la negociación señalaron que de los 26 puntos en los que discrepaban General Motors y Magna ya sólo quedan tres en los que mantienen diferencias. Entre los aspectos en los que hay acuerdo se encuentran los derechos de distribución de Chevrolet en Rusia.