La petrolera portuguesa Galp ha pedido autorización a la Comisión Europea para comprar a la estadounidense ExxonMobil la red de gasolineras ESSO en España y Portugal, así como parte de su negocio de lubricantes en los dos países. El ejecutivo de la UE tiene hasta el 17 de octubre para decidir si da vía libre a la fusión, aunque puede ampliar su investigación si detecta problemas para la competencia. ExxonMobil, a través de su filial ESSO, cuenta con 130 estaciones de servicio en la Península Ibérica. Galp también adquirió recientemente las gasolineras en España y Portugal de la italiana Agip, lo que le permitió elevar a más de quinientas su red de estaciones en España.