La petrolera portuguesa Galp ha comunicado a la Comisión Europea su proyecto de hacerse con la red de gasolineras de la italiana Agip en España, y Bruselas tiene hasta el próximo 9 de septiembre para analizar la operación. Galp anunció en octubre del año pasado un acuerdo con la italiana ENI para adquirir Agip España y Agip Portugal.
El grupo portugués, que ya tiene en España 220 estaciones de servicio, pasará con esta compra a controlar más de 500 gasolineras. Como en todas las fusiones, la Comisión Europea tiene, en principio, 25 días laborables para evaluar su efecto sobre la competencia. En ese plazo, debe decidir si da vía libre a la operación, con o sin condiciones, aunque si detecta riesgos para la libre competencia puede abrir una investigación en profundidad.