La Corporación Industrial del Automóvil de Cantón (GAIC, en inglés) compró el 29 por ciento de Changfeng Motor por 176 millones de euros, lo que supone un nuevo paso hacia la consolidación, deseada por Pekín, de un menor número de marcas chinas de vehículos, pero más competitivas. La firma cantonesa GAIC, socio local de Honda y Toyota, y con planes de serlo también pronto de la firma italiana Fiat, se convierte así en el principal accionista de Changfeng, el mayor productor de todoterrenos del gigante asiático, según recoge hoy el diario oficial "Shanghai Daily". Mediante esta operación, GAIC adquiere 151 millones de acciones de Changfeng Motor, el 29 por ciento de la compañía, que pasará a llamarse Guangqi Changfeng Automobile, un 22 por ciento de la cual seguirá en manos del grupo estatal Changfeng, mientras que una participación del 14,6 por ciento pertenecerá a la firma japonesa Mitshubishi.