La fusión prevista entre las cajas de ahorros españolas Unicaja y CajaSur supondrá el recorte de cerca de 1.000 puestos de trabajo, después de que el jueves Unicaja impusiera esta condición como imprescindible para la viabilidad de la operación. "El ahorro de costes de personal previsto en el Plan Estratégico de Negocio aprobado por los consejos de ambas cajas [...] es una condición sine qua non para la realización de la fusión y, por tanto, no negociable, ya que la no consecución de esta sinergia no garantizaría la viabilidad del proyecto", señaló el jueves en un comunicado Unicaja, la mayor entidad de las dos dentro del proceso de fusión.