Según el estudio de la Fundación de Estudios Financieros (FEF) y del Instituto Español de Analistas Financieros; la economía española se encuentra inmersa en una fase de desaceleración económica, especialmente "notable" en el caso de la construcción residencial y el gasto en consumo, lo que llevará al crecimiento económico desde una tasa cercana al 4% en 2007 a una banda de entre el 2,6% y el 3% en 2008. Las previsiones de estos organismos apuntan a un crecimiento del PIB situado por debajo del crecimiento potencial de la economía española (3%) en los próximos dos o tres años.