La segunda ola de deslocalizaciones de empresas que está viviendo España desde 2004 está "empezando a remitir muy lentamente" y este fenómeno no ha afectado tanto al empleo como se piensa, según el análisis de varios expertos recogido en la última publicación de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas). En el último número de "Papeles de Economía Española", que edita la fundación, los analistas señalan que, en términos de destrucción de empleo, las deslocalizaciones producidas en los últimos cinco años representaron el 4,2% de los 80.000 puestos de trabajo perdidos.