El presidente francés, Nicolas Sarkozy, quiere una mayor responsabilidad política del Banco Central Europeo (BCE), y está dispuesto a expresar su opinión sobre la política monetaria, señala hoy el periódico "Financial Times" (FT). Sarkozy ha pedido a los líderes políticos de la zona del euro que debatan más abiertamente con el banco y, para ello, prepara un plan destinado a apuntalar ese diálogo, afirma el diario económico. El jefe del Estado francés quiere que el BCE publique los detalles de las reuniones regulares del consejo de la institución. Esta posición, añade el FT, puede ser vista por el banco europeo como un asalto directo a su independencia debido a las presiones sobre los representantes nacionales que están en el consejo.