El Gobierno francés prevé afectar fondos suplementarios a su plan anticrisis en el presupuesto de 2010 para hacer frente a una recesión cuyo fin se calcula que dará lugar a una recuperación muy débil el ejercicio próximo, publicó hoy "Les Echos". Las partidas suplementarias en el programa de relanzamiento totalizarán 3.500 millones de euros, después de los 10.300 millones presupuestados este año, y su misión será financiar la conclusión de inversiones públicas lanzadas en 2009 y alimentar el recién creado Fondo de Inversión Social, explicó el diario económico. Esas cuentas aparecen en las "cartas" que el primer ministro, François Fillon, ha enviado este fin de semana a sus ministros para marcarles los topes financieros de los que dispondrán el año próximo.