Las últimas previsiones actualizadas anunciadas por el Gobierno francés elevan el déficit esperado para 2010 hasta el 8,2% del PIB, desde el 7,9% de 2009. Además, la deuda alcanzará el 83,2% del PIB, frente al 77,4% del ejercicio anterior.