La Agencia de Seguridad Nuclear francesa ha concluido que no ha logrado indentificar "ningún problema" de seguridad en las centrales nucleares más viejas del país, por lo que ha aprobado prorrogar su vida otros 10 años.