La entidad belga Fortis ha vendido su unidad de gestión corporativa Intertrust a la firma de capital riesgo Waterland con la finalidad de centrarse en sus negocios bancarios principales.