Los clientes del grupo de banca y seguros Fortis no se están pasando masivamente a otras entidades a pesar de las dificultades que atraviesa el grupo belgo-holandés, que anunció la semana pasada medidas urgentes para mejorar su solvencia, lo que causó el desplome de sus acciones. Un estudio del diario financiero flamenco "De Tijd" revela hoy que muchos clientes están preocupados por las medidas, pero que pocos efectivamente han cancelado sus cuentas. El banco alemán Deutsche Bank registró durante los últimos días una afluencia de 40 millones de euros al día en Bélgica, "pero no son clientes de Fortis en número desproporcionado".