La multinacional estadounidense registró un volumen de ventas de 93.206 unidades en el mercado chino durante los seis primeros meses del año, lo que supone un incremento del 25% con respecto al mismo periodo en 2006, el que vendió 74.395 automóviles.