El fabricante estadounidense de automóviles Ford ha añadido un nuevo turno de trabajo en su plantas de producción de todoterrenos de Dearborn, en el Estado de Michigan, y de Kansas City (Missouri) con el fin de amoldar la producción al aumento de la demanda de este tipo de vehículos.