El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó hoy su estimación de pérdidas para las instituciones financieras y bancos por la crisis en el periodo 2007/10 en 600 millones de dólares (412 millones de euros), hasta 3,4 billones de dólares (2,3 billones de euros), pero advirtió de que los riesgos sobre la estabilidad financiera global "siguen siendo elevados". En el capítulo primero de su informe sobre la situación del sistema financiero 'Global Financial Stability', la institución reconoce que la situación del mercado ha mejorado gracias a "las acciones políticas sin precedentes" y asume la existencia de síntomas de recuperación económica, pero precisa que persisten sobre la recuperación del sistema numerosos desafíos, como las derivadas del fortalecimiento de los capitales de los bancos y de sus ingresos y el retiro de las medidas de estímulo gubernamentales.