El FMI ha bajado en medio punto porcentual su pronóstico de crecimiento para España en 2009, hasta dejarlo en el 1,2%, con lo que augura una caída importante de la actividad económica con respecto a este año. Para 2008 el Fondo Monetario Internacional (FMI) mantuvo su previsión de que el Producto Interior Bruto (PIB) español se expandirá un 1,8%.