El FMI estimó que las necesidades de reservas en las economías emergentes, excluyendo a China y los productores de crudo, podrían alcanzar entre 400.000 millones y 900.000 millones de dólares en los próximos cinco años, mientras los países comiencen a salir de la crisis global. El FMI también estimó que las necesidades de reservas para un grupo de 118 países de mercados emergentes podrían estar entre 1,3 billones y 2 billones de dólares durante los próximos 10 años.