El Fondo Monetario Internacional (FMI) espera revisiones a la baja del crecimiento global en 2007, y especialmente en 2008, debido a las repercusiones de la turbulencia financiera provocada por la crisis del subprime norteamericano, según destacó hoy el director gerente del organismo, Rodrigo Rato, durante la celebración del 'Forum Ambrosetti' en Italia. "Esperamos revisiones a la baja de nuestras previsiones de crecimiento, especialmente durante el próximo año", declaró Rato, quien afirmó que dichas revisiones afectarán principalmente a Estados Unidos, aunque también habrá "algún impacto" en la eurozona. El director gerente del FMI subrayó que esto tendrá "implicaciones" en materia de política monetaria y que las perspectivas para el crecimiento de 2008 dependerán de la duración de las turbulencias en los mercados.
De entre los efectos negativos de las turbulencias financieras, Rato destacó que podría perjudicar la financiación de compra de vivienda y a los sectores corporativos, y potencialmente a los países emergentes a través de una ampliación de los créditos y menores flujos de capitales. Por otro lado, los bancos con situación financiera sólida podrían tener que enfrentarse a restricciones a la hora de ampliar créditos. "Algunos bancos y otras entidades necesitarán centrarse en la gestión de su liquidez mientras enfrentan el alcance de las potenciales pérdidas financieras", estimó Rato. Finalmente, señaló que es necesaria la cooperación internacional entre los agentes financieros para regular los mercados financieros y redirigir los desequilibrios globales. A finales de julio, en su última edición del informe 'Perspectivas de la economía mundial' el FMI elevaba tres décimas su estimación de crecimiento de la economía mundial, situándola en el 5,2%, pese a la desaceleración detectada en la economía estadounidense. El documento del organismo internacional señaló entonces que la actividad del resto de países continuaba en expansión, destacando el crecimiento de las economías de países emergentes como China, India y Rusia, mientras que en Japón y la UE el crecimiento gira cada vez más en torno a la demanda interna. De este modo, las previsiones del FMI anticiparon que la economía de EEUU crecería un 2% en 2007 y un 2,8% en 2008, mientras que la UE crecería un 2,6% este año y un 2,5% en 2008, y Japón un 2,6% en 2007 y un 2% en 2008.