Fitch Ratings ha confirmado el rating a largo plazo 'AA' de Banco Santander y retiró al banco de su lista de vigilancia con posibles implicaciones negativas, situando su perspectiva en 'estable'. La agencia de calificación considera que la retirada del Santander de su lista de vigilancia refleja su opinión de que la integración de las adquisiciones en Brasil, Reino Unido, Europa y Estados Unidos del banco presidido por Emilio Botín se están gestionando correctamente y ofrecerán sinergias.