La agencia estadounidense de calificación de riesgos ha reafirmado el ráting de Telefónica y de su filial O2 en 'A-'. Fitch ha señalado que esta calificación refleja la diversificación, fortaleza operativa y el buen comportamiento financiero del grupo presidido por César Alierta.