Fitch ha informado hoy que ha elevado su recomendación sobre REE de "negativa a estable" para reflejar los sólidos ingresos logrados en 2006. Asimismo, la decisión toma en cuenta la probada habilidad de la compañía para genera un fuerte flujo de dinero en metálico sobre una mayor base de activos, respaldada por un marco regulador favorable. Por otro lado, Fitch confirmó las calificaciones del operador eléctrico: la "A+" de emisión de deuda, la "AA-" y la F1" a corto plazo.