La agencia de medición de riesgos Fitch ha señalado hoy que no piensa modificar la calificación crediticia de las cédulas hipotecarias de Caja Castilla-La Mancha (CCM) después de que la entidad fuera intervenida por el Banco de España. De acuerdo con un comunicado de prensa, Fitch ha decidido "mantener neutral la perspectiva" de las 25 colocaciones de cédulas realizadas individualmente y junto a otras cajas porque "no espera ninguna interrupción en los pagos" de estos títulos, que ha emitido por importe de 5.800 millones de euros. La agencia bajó la calificación de la deuda a largo plazo de la entidad castellanomanchega como bono basura o BB+, el pasado 19 de febrero y fue intervenida el pasado 29 de marzo por el Banco de España dada su situación financiero.