No ha podido ser. Wall Street ha acabado en negativo y no ha podido consolidar los máximos alcanzados el pasado viernes después de que el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Richard Fisher haya anticipado que el tapering no está lejos.  El miedo a la retirada de estímulos ha llevado al S&P 500 a caer un 0,15 %, el Dow Jones se ha dejado un 0,30 y el Nasdaq ha cerrado con una tímida subida del 0,09%%. Antes, un ISM no facturero de junio mejor de lo esperado también hacía temer a los inversores que el tapering podría ser inminente.
Todo el mundo anticipaba una jornada sin muchos tropiezos, pero la falta de referencias económicas y el confuso discurso de la FED, que se niega a dar ningún tipo de pistas podrían hacer que los próximos meses se conviertan en una réplica de la sesión de hoy, dominados por mensajes y datos macroeconómicos. 

La sesión se iniciaba con un ISM no manufacturero que creció con fuerza el pasado mes de junio, hasta 56 puntos, muy por encima de las estimaciones de las estimaciones gracias al incremento de la producción y a los nuevos pedidos. (ver noticia

Este repunte de la encuesta de servicios levantaba el nerviosismo entre los inversores que ponían peso en el lado de la balanza que se inclina hacia el tapering. Poco después, Richard Fisher, el presidente de la Reserva Federal de Dallas, en un tono nada dovish afirmaba que la FED está más cerca de comenzar a reducir la compra mensual de bonos. Hay que recordar que este miembro de la autoridad monetaria es uno de los principales detractores de la política QE puesta en marcha por Ben Bernanke. 

De hecho, la posibilidad de que el tapering se ha convertido en la palabra de moda entre prensa y expertos este verano. (Ver: Tapering a la vista, precaución

Las caídas de hoy sirven a los inversores para tomar beneficios después de las subidas de las bolsas de la semana pasada que llevaron al S&P 500 por primera vez por encima de los 1.700 puntos. Unos máximos conseguidos, precisamente, por unos datos económicos –como el desempleo del pasado viernes- que no confirmaban con rotundidad una recuperación económica firme.

En un discurso pronunciado hoy mismo en Oregón Fisher ha afirmado que “algunos han podido creer que la FED mantendrá a los mercados levitando indefinidamente. Esto distorsiona el precio de los activos financieros y puede llevaron a un serio desorden en la distribución del capital”.

Como reacción el EURUSD se inclina a favor del dólar y cae un 0,16% hasta 1,3259, el oro cae hasta 1.302 dólares la onza y la rentabilidad del bono a 10 años sube un 1,46% y se coloca en 2,64% después de alcanzar máximos en 2,75% hace una semana. El petróleo, por su parte, se coloca en 106,41 dólares por barril. 

Por el lado empresarial, pocas referencias. Cabe señalar que Facebook continúa batiendo máximos y hoy ha superado la cota de los 39 dólares por acción después de que alguna casa de análisis haya decidido mejorar su precio objetivo hasta 46 dólares por acción.