El grupo Ferrovial registró en el primer trimestre del año un beneficio neto atribuible de 78,5 millones, lo que supone una caída del 82,5%, que se debe en parte a la negativa evolución del negocio constructor doméstico y del gestor aeroportuario británico BAA. Las cuentas enviadas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) muestran una caída del 4,8% de la cifra de negocio, hasta 3.245,2 millones de euros. Como consecuencia de la caída de los ingresos, y pese a la contención de los gastos, el beneficio bruto de explotación o Ebitda descendió el 12,4%, hasta 556,7 millones de euros.