Las constructoras FCC y Ploder han sido las únicas compañías que han acudido al concurso convocado por el Ministerio de Fomento para la construcción y explotación en régimen de concesión de la autopista de peaje R-1 de Madrid, cuyo plazo para la presentación de ofertas concluía hoy. Fuentes del sector confirmaron a Efe que estas dos constructoras son las únicas que compiten por la adjudicación de una autopista que no ha despertado el interés del resto de compañías, a las que no les "cuadran los números" ante las previsiones que apuntan a un escaso tráfico para esta radial. Las mismas fuentes explicaron que en el caso de que FCC resultara adjudicataria de esta concesión, el grupo previsiblemente daría entrada como operadora a Global Vía, la filial de concesiones y autopistas que constituyó a medias con Caja Madrid en 2007.