Fannie Mae  registró un importante aumento de su pérdida durante el segundo trimestre debido a cargos relacionados con créditos por 18.800 millones de dólares debido al aumento de los incumplimientos en los pagos. La empresa admitió además que depende del Gobierno para seguir operando.
La prestamista hipotecaria, colocada bajo la tutela o administración del Gobierno en septiembre para evitar su potencial implosión, solicitó otros 10.700 millones de dólares de ayuda como parte del paquete de 200.000 millones de dólares extendido a Fannie. Hasta el momento ha recibido 34.000 millones de dólares.

Las reservas para pérdidas aumentaron 13.100 millones de dólares, o casi la tercer parte durante el trimestre, a 54.200 millones de dólares, debido "al continuo deterioro en el desempeño crediticio general de los préstamos en nuestro libro de garante".

La pérdida de Fannie se amplió a 14.750 millones de dólares, o 2,67dólares por acción, frente a los 2.300 millones de dólares, o 2,54 dólares por acción, de hace un año. Los ingresos aumentaron el 41% a 5.590 millones de dólares.

Fannie espera que los precios de las viviendas caigan entre el 7% y el 12% este año a nivel nacional luego del descenso del 10% en el 2008.