La situación actual del mercado inmobiliario hace que un español sin capital ahorrado no pueda adquirir "de ninguna manera" una vivienda, mientras que una pareja tardaría 75 años en pagar un piso de segunda mano de setenta metros cuadrados y dos dormitorios. Estas son algunas de las conclusiones a las que llega un estudio realizado por el portal inmobiliario facilisimo.com, a partir de los precios de las más de 110.000 viviendas anunciadas en su página web y de los datos del salario medio de los españoles publicados por el Instituto Nacional de estadística (INE).
El estudio afirma que un español sin ahorros no podrá "de ninguna manera" acceder a una vivienda porque ni siquiera destinando el 30% de su salario neto, el máximo recomendado por el Banco de España, podrá pagar los intereses de un piso medio, de setenta metros cuadrados y dos dormitorios. Por ello, asegura, la mayoría de las personas que se embarcan en la compra de una vivienda lo hacen en pareja, mientras que a otras no les queda más remedio que irse a vivir con otra familia diferente a la suya. El portal sostiene que para poder emanciparse en la actualidad es necesario tener una vivienda familiar o bien contar con algunos ahorros que permitan "al menos" dar una entrada a un piso. El análisis por Comunidades autónomas también desvela que los precios de las casas son mayores en aquellas regiones en las que los sueldos son más elevados, por lo que, según afirma, tampoco les es más fácil comprar una vivienda a quienes ganan más. Asimismo, existen "enormes diferencias" dentro del territorio español, pues el estudio asegura que una pareja canaria con un salario medio sólo tardará 27 años en comprar una vivienda, frente a los 52 o 60 años necesarios en Madrid y Aragón, respectivamente. Los ciudadanos que lo tienen más complicado son los de Cataluña, Islas Baleares, Cantabria y País Vasco, donde el treinta% de los ingresos medios de una pareja no son suficientes para amortizar los intereses mensuales, al suponer el precio de la vivienda 170 veces el salario medio.