La desaceleración del sector inmobiliario y el elevado precio del petróleo han hecho que el superávit del Estado se reduzca el 51,4% en el primer trimestre del año en comparación con el mismo periodo de 2007. Así, el Estado registró entre enero y marzo un superávit en contabilidad nacional de 3.276 millones de euros, cifra que equivale al 0,29% del Producto Interior Bruto (PIB) y que supone una caída del 51,4% respecto a la lograda en el mismo periodo de 2007, que fue de 6.747 millones. El Ministerio de Economía y Hacienda atribuye la caída del superávit, que en términos de caja -con los pagos efectuados y no sólo comprometidos- fue de 1.272 millones de euros, el 45,1% menos, a la desaceleración en el sector inmobiliario -que ralentizó los ingresos por IVA- y al elevado precio del petróleo.
El superávit en contabilidad nacional fue resultado de unos ingresos de 38.298 millones de euros, el 1,3% más que en el primer trimestre de 2007, frente a unos pagos que, aunque inferiores -35.022 millones-, aumentaron el 12,8%, según los datos presentados hoy por el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña. Tras facilitar estos datos, el secretario de Estado explicó que esta evolución de las cuentas estatales es acorde con las previsiones presupuestarias, "con un comportamiento desigual de los impuestos, fuerte y sostenido en el IRPF y Sociedades, y a la baja en el IVA". Los ingresos totales -Estados, comunidades autónomas y ayuntamientos- ascendieron a 51.693 millones de euros, el 3,4% más que en 2007. Así, los impuestos directos aportaron 23.437 millones, el 11,5% más, debido, principalmente, a los 21.033 millones aportados por el IRPF (el 11,1% más) provenientes de las retenciones del trabajo y del capital, mientras que el Impuesto de Sociedades sumó 1.511 millones, el 20,1% más, por el aumento de las retenciones de capital. Los ingresos por impuestos indirectos sumaron 24.962 millones de euros, el 3,6% menos que en 2007. Dentro de estos, el IVA aportó 19.335 millones de euros, el 5,7% menos que un año antes debido a la reducción de ingresos brutos ligados al sector de la construcción, principalmente en la pymes, pese a haber mejorado su evolución respecto a febrero. Los impuestos especiales sumaron 4.805 millones, el 4,3% más y, dentro de estos destaca la recaudación del Impuesto sobre las Labores del Tabaco, que creció el 14,2% hasta los 1.653 millones, mientras el que grava los Hidrocarburos se redujo el 1,3% debido al menor consumo por el encarecimiento del crudo en los últimos meses. Frente a todos estos ingresos, los pagos sumaron 36.909 millones, el 4,1% más que un año antes. Los gastos financieros supusieron 6.532 millones de euros, el 14,6% más, consecuencia del diferente calendario de vencimiento en los intereses de la deuda. Los pagos por gastos de personal crecieron el 2,7%, hasta los 5.363 millones, y las transferencias corrientes lo hicieron el 3% hasta 19.549 millones. Como consecuencia de estos datos, a finales de marzo el Estado obtuvo una capacidad de endeudamiento de 4.523 millones de euros frente a los 9.825 millones de un año antes.