La Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto) anunció hoy que pedirá a la CEOE que apoye una propuesta para que la Agencia Tributaria se replantee el tratamiento fiscal de las ayudas públicas del Plan 2000E, que deben declararse en el IRPF. Faconauto se sumó a la petición de fabricantes (Anfac) e importadores (Faconauto) para que se solucione "el problema", ya que "no tiene sentido penalizar una medida que no sólo ha conseguido dinamizar el sector y el empleo, sino que además ha proporcionado a las administraciones públicas unos ingresos extra derivados del fuerte repunte de las ventas de coches".