Exxon Mobil ha anunciado el mayor beneficio trimestral de una compañía estadounidense, 11.680 millones de dólares en el segundo trimestre, pero no consiguió alcanzar las expectativas del mercado y sus acciones los sufrían en la preapertura de Wall Street con caídas del 2%. La petrolera obtuvo un beneficio por acción (BPA) de 2,22 dólares entre abril y junio, frente a los 1,83 dólares del año anterior, mientras los ingresos crecieron un 40% a 138.100 millones de dólares. Sin extraordinarios el BPA fue de 2,27 dólares, frente a los 2,52 previstos por los expertos, que también anticipaban unas ventas de 144.000 millones.
Estaba previsto que el resultado fuese histórico por los elevados precios del petróleo y el gas natural, pero los inversores esperaban todavía más, especialmente tras las cuentas de su rival europea Royal Dutch Shell, que ganó un 33% más en el mismo periodo.