Las principales bolsas de Europa abren la sesión en rojo, ampliando la tendencia negativa de las últimas jornadas. La atención en el Viejo Continente se centra en la reunión del Banco Central Europeo (BCE) y en las posteriores declaraciones de su presidente, Mario Draghi, a pesar de que el mercado descuenta que el organismo no va a realizar ningún cambio en su política.

Las bolsa europeas bajan antes de la reunión del BCE

Apertura  a la baja de los principales índices bursátiles europeos. Así, Fráncfort cae un 0,77%; París, un 0,40%; Londres, un 0,89% y Milán, un 0,27%. El Euro Stoxx 50 pierde un 0,51%.

Este jueves la sesión bursátil en Europa está marcada por en la reunión del Banco Central Europeo (BCE), con la intención de mantener el precio del dinero y de dejar de comprar deuda a final de año.

Tras la reunión de política monetaria, el presidente del organismo, el italiano Mario Draghi, comparecerá ante los medios de comunicación. El consenso del mercado da por descontado que la institución mantenga el precio del dinero sin cambios y reitere su intención de dejar de comprar deuda, a finales del último mes del año.

En el aire, las directas o indirectas que el banquero central pueda lanzar a Roma y a los mercados financieros, cuando la prima de riesgo italiana supera los 300 puntos básicos y tensiona la de sus vecinos comunitarios.

En concreto, hoy la prima de riesgo de Italia se sitúa en la apertura de los mercados europeos en los 319,60 puntos básicos, al tiempo que el interés exigido al bono italiano a 10 años se mantiene en el 3,586%.

Continuando con la cuestión italiana, el comisario de asuntos económicos europeos, Pierre Moscovici, comentó ayer que están abiertos a un diálogo constructivo con Italia sobre sus planes presupuestarios, según una entrevista con el diario La Repubblica. Por su parte, Matteo Salvini anunció que Italia votará no al presupuesto europeo si lleva consigo recortes en las inversiones.

Mientras tanto, continúa la incertidumbre en torno al brexit. Según un documento interno de la UE, se ven riesgos potenciales en la estabilidad financiera si las compañías británicas tienen prohibido trabajar en la UE en caso de un desacuerdo en la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE). Sobre este tema, un portavoz del gobierno de Theresa May declaró que su país no quiere un periodo de implantación infinito del brexit.

Los descensos en Europa de hoy se producen después de Wall Street sufriese fuertes descensos, situando al Dow Jones y al S&P 500 en terreno anual negativo, mientras que el tecnológico Nasdaq cayó con contundencia. Ayer se conoció el Libro Beige de la Reserva Federal (Fed), que mantiene el optimismo y comenta que las presiones inflacionistas son moderadas. No obstante, reconocen ya los efectos de la guerra comercial.

En el terreno empresarial europeo, continúa la temporada de presentación de resultados, con las cuentas de empresas como Orange, Daimler, UBS o Nokia.

En la apertura de la sesión, el euro espera a Draghi fortaleciéndose frente al dólar hasta intercambiarse a 1,140 billetes verdes.

En el mercado de materias primas, los precios del petróleo caen algo menos del 1%. El crudo Brent de referencia en Europa cede un 0,81%, hasta los 75,55 dólares por barril, al tiempo que el West Texas estadounidense pierde un 0,78%, hasta los 66,30 dólares.