El euro y la libra estaban estables de cara a las decisiones sobre tipos que tomarán esta mañana el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés), con los inversores al margen por la escasez de datos macro durante la jornada. Las previsiones para el BCE es que hoy deje sin cambios los tipos de interés, ya que podrá más el miedo a las presiones inflacionistas que la desaceleración de la economía. El IPC de la zona euro bajó en abril del 3,6% al 3,3%, pero sigue por encima del objetivo de alrededor del 2% del banco central.