El euro-dólar está en tendencia bajista desde 2008 aunque, actualmente está estructurando desde julio 2012 un rebote contra la tendencia imperante.

En febrero marca una resistencia clave en 1,372, cerrando con una pauta envolvente (generalmente de techo)

La compresión en indicadores mensuales advierten sobre la probabilidad de la cercanía de un movimiento importante durante el segundo semestre del año

En base a lo anterior, todo parece sugerir que el movimiento alcista actual no sobrepasaría la zona de 1,37, experimentando en los próximos meses réplicas bajistas hacia niveles de 1,19-1,2, donde viene encontrando soporte a las caídas en los últimos años.