Nuestro país no tiene casi nada que envidiar a la actual situación italiana. Si bien es cierto que la prima de riesgo española dista en 100 puntos básicos de la registrada por Italia, se encuentra también en zona muy peligrosa. Asimismo, la rentabilidad exigida al bono a diez años español se mantiene muy próxima al 65.

La prima de riesgo alcanzó a primera hora de ayer nuevos máximos en más de 16 años, desde 1995, al alcanzar los 423 puntos básicos. La tregua en la parte final de la sesión permitió que esta brecha se redujera a 408 puntos al término del día.

La tregua se ve amenazada, y el riesgo país comienza la jornada por encima ya de los 410 puntos básicos, con un margen reducido respecto a sus récords.

Los inversores continúan mostrando sus recelos hacia la deuda pública española, en un clima de mayor aversión al riesgo que tiene a Italia como el mayor foco de alerta.

La deuda alemana ejerce de refugio, de forma que la su rentabilidad del bund se sitúa por debajo del 1,8%, cerca de sus mínimos. En cambio, el interés exigido al bono español a diez años ronda el 5,9%.