La misiva de Madrid llegó a Bruselas antes de que se cumpliera el plazo de cinco días laborables dado por la Comisión, que terminaba ayer a las 24 horas. Las fuentes no precisaron el contenido de la respuesta española, que debe ser ahora analizado por los servicios de Competencia de la Comisión.