Desde el mayor gestor de bonos privado del mundo consideran que España está dando los pasos adecuados para evitar el contagio de los problemas de deuda de Portugal.

Andrew Bosomworth, administrador de fondos de Pimco, ha declarado a Bloomberg que “España está construyendo un cortafuegos, que es lo que se esperaba, y parece ser que los mercados están respondiendo”. El diferencial entre el bono alemán a diez años y el español ha vuelto a caer por tercer día seguido hasta los 188 puntos básicos, mientras que el diferencial de deuda portuguesa aumentó, lo que significa que los inversores tienen una imagen cada vez más positiva de España.

“España ha ganado credibilidad con sus promesas de reducir el déficit presupuestario y de mejorar la competitividad en la economía. A partir de ahora, los inversores estarán ojo avizor de que estas promesas se cumplan” ha explicado Bosomworth antiguo economista del Banco Central Europeo.