Un total de 4863 millones es lo que ha conseguido colocar el tesoro español en la última subasta de letras a doce y dieciocho meses. Una cifra en línea con lo esperado, con una buena demanda y a un tipo de interés ligeramente inferior. Ahora, dicen los expertos, la clave está en la subasta que realice el Tesoro este próximo jueves.

En concreo, el Tesoro ha colocado 3400 millones en letras a doce meses a un interés del 2,86% - frente a un interés marginal anterior del 2,978%- en tanto que ha adjudicado 1463 millones en letras a 18 meses a un tipo del 3,07%, por debajo del 3,15% que fijó en la última subasta.

Los expertos reconocen que esta era una prueba de fuego para el Tesoro español por dos factores: "por ser la primera subasta después de la rebaja de calificación de la deuda española por parte de S&P y porque en el punto de mira vuelve a estar Moody´s y la revisión de la deuda española hasta el nivel de bono basura", reconoce Victoria Torre, responsable de análisis de Selfbank. Así las cosas, ahora la vista puesta en este próximo jueves donde nuevamente se pondrá a prueba la capacidad del mercado de deuda en la subasta de bonos a 2,4 y 10 años.

En próximas semanas "vencen 30.000 millones de euros en bonos del estado y en medio tenemos la posible rebaja de Moody´s por lo que es probable que esté esperando a ver si se solicita o no el rescate para anunciar su decisión.  El bono español no ha superado el 6%, la bolsa lateral, por lo que está puesto en precio un posible rescate. Eso, la ayuda de los bancos centrales, las elecciones en USA y España es algo que está impulsando. Pero es muy importante que se definan las medidas a tomar y podamos tener una financiación adecuada". reconoce Damián Querol, director de análisis de Banco Gallego.

Lo importante para España es que el BCE intervenga y reduzca los niveles de rentabilidad de los bonos, l"o importante es poner en marcha ese mecanismo y para ello hay que asumir las condiciones que nos impongan. Si nos podemos financiar en el mercado, no necesitaremos el dinero, pero sí necesitamos que el BCE baje la rentabilidad de la deuda", explica Nicolás López, de MG Valores.