A finales de junio planteábamos este escenario para el EUROSTOXX50 de cara al medio plazo:



Como podemos apreciar, el índice europeo ha estructurado un importante rebote desde la zona de 2450-2500 puntos, el cual ha llegado en agosto de nuevo hasta los máximos marcados a primeros de año en 2850 puntos, desde donde actualmente experimenta una nueva réplica bajista del 5%. Esperaríamos así que tras culminación de la actual estructura bajista, el índice vuelva a salir al alza durante el último trimestre del año.

Del mismo modo, el escenario planteado para el S&P500 el 11 de julio sigue su particular guión:



Tras la llegada a los 1700 puntos en agosto, el índice ha experimentado una réplica bajista, la cual tiene su nivel clave de soporte en los 1550 puntos. Sin embargo a corto plazo esperaríamos un nuevo rebote, como veremos a continuación.

A corto plazo el índice americano encuentra en la zona de 1620 puntos un nivel de soporte, antes de los 1585 puntos. En base a la situación en los indicadores técnicos creemos que es más probable que en la franja expuesta (1620-1585 puntos) el índice experimente en el corto plazo un importante rebote al menos hacia niveles de 1685 puntos (zona hueco bajista)




Para el IBEX 35 controlaremos las siguientes referencias de soporte:



El selectivo español reacciona a la baja desde los máximos anuales marcados a primeros de año en los 8800 puntos, nivel clave de resistencia en el futuro. Apreciamos en 8100 puntos un nivel técnico importante antes del soporte antes de los 7500 puntos.