El consorcio energético alemán E.ON adelantó hoy que prevé para 2009 una caída del beneficio neto cercano al 10 por ciento y que espera igualar este año el resultado de explotación de 2008. La empresa explicó que la crisis económica anticipa volúmenes más bajos de las ventas de gas y electricidad, y márgenes de precios más ajustados. El consorcio también descontó en sus previsiones para 2009 los efectos derivados de la regulación de las redes de gas y electricidad en Alemania. Como efecto positivo, E.ON citó la mejora de los márgenes de la generación de electricidad. Respecto al dividendo para 2009 el consorcio espera mantener la ratio del 50 al 60 por ciento de su beneficio neto.