El grupo italiano de hidrocarburos Eni cerró el primer semestre de 2008 con un beneficio neto de 6.760 millones de euros, que supuso un incremento del 39,2% frente al mismo periodo del año anterior, mientras el beneficio neto ajustado (sin los componentes extraordinarios) progresó un 9,6%, hasta 5.370 millones. El resultado operativo ajustado fue de 11.510 millones de euros, en aumento del 21,9%, por "el comportamiento operativo del sector de explotación y producción, parcialmente compensado por la reducción del beneficio operativo de los sectores de petroquímica, refinado y comercialización".