A un día para que se cierre el plazo para asistir a la OPV de Enel, Enel Green Power, la italiana se ha visto obligada a rebajar de forma drástica el precio. De esa forma cada título podría comenzar a cotizar a 1.6 euros. Una rebaja que reduce en 1.000 euros la valoración de la energética.
La oferta no era atractiva y, salvo rebaja de precio, los expertos recomendaban alejarse de la OPV de Enel. Y es la decisión que ha tomado la eléctrica: disminuir su valoración hasta los 1.6 euros, un 11% por debajo del precio mínimo de la horquilla a la que pretendía vender las acciones de Enel Green Power. Tal y como adelantó Estrategias de Inversión ese tendría que ser el precio mínimo “para comenzar a pensar en la italiana como una inversión atractiva”.

Y es que dejando de lado regulación y sector –en el que caso de que se pudiera dejar- Enel se presentó al mercado con la seguridad de una compañía convencida al 100% de que el mercado absorbería la colocación sin problemas. Y ahí ha pinchado en hueso. Hasta ayer varias agencias cifraron en un 60-70% la cobertura de la operación.

Fuentes consultadas por Estrategias de Inversión reconocen que las grandes instituciones – entre las que se encuentran los bancos coordinadores de la operación- habrían echado un pulso exigiendo un descuento respecto a las cotizadas del sector. Entidades que tienen mucho que decir cuando el 85% de la OPV va dirigida a Inversores Institucionales. Y ya advirtieron los expertos que “la red comercial de bancos está en otras guerras y, si no existe una acción específica de colocación es posible ver un desplome progresivo hasta niveles suficientemente atractivos”. Y ello sin olvidar que cotizadas como Iberdrola Renovables o EDP REnovavéis cotizan por debajo de su valor en libros.

La rebaja ofrecida por Enel supondría valorar la compañía entre 7.000 y 10.500 millones de euros. Por su filial, la italiana ingresará algo menos de 2.500 millones de euros, por debajo de los 3.500 millones que pretendía cuando anunció la colocación.