La salida a bolsa de EGP no deja de ser una buena noticia para los Españoles aunque hayamos cedido el control de una de las mayores compañías en un sector estratégico cómo es el energético y con ello aumentar nuestra dependencia energética del exterior.
Desde el punto de vista fundamental, la eléctrica presenta mejores ratios que sus competidores europeos e incluso un dividendo por acción del 30% (superior también a la media) por lo que tienen buenos fundamentales y de por sí es una compañía fuerte y solvente. Un punto a favor que se comenta es su no dependencia de las subvenciones cosa que desde nuestro punto de vista es muy positivo. Por otro lado, hay que valorar la tremenda deuda que posee Enel en la actualidad y las dudas que presenta la economía Italiana a medio plazo.

El caso es saber si al inversor particular le interesa comprar y si lo debe hacer ahora. Ya que desde el punto de vista del análisis técnico, por el momento, no debemos comprar ninguna eléctrica hasta que superen sus resistencias. Tanto Enel cómo Iberdrola Renovables se encuentran cerca de las resistencias pero no por encima de ellas por lo que habría que ser cautos y esperar. Otra cosa es que en el momento de empezar a cotizar en el mercado, la cosa cambie.