El Tribunal de Comercio de Nanterre ha rechazado tomar medidas cautelares contra Eiffage, tal y como solicitaba Rayet. La inmobiliria española pretendía impugnar, al igual que Sacyr Vallehermoso, la última junta de accionistas de Eiffage, en la que no se permitió a los accionistas españoles ejercer la totalidad de sus derechos de voto, con el argumento de que actuaban concertados.
Sacyr Vallehermoso es el primer socio de Eiffage con un 33,3 por ciento del capital social, mientras que Rayet controla un 4,21 por ciento de la constructora gala. El Tribunal Mercantil de Nanterre ha rechazado la demanda presentada por Grupo Rayet en la que solicitaba, en concreto, la suspensión de los acuerdos votados en la junta de accionistas de Eiffage del 18 de abril. En esa junta, Rayet sólo vio reconocidas 13.000 acciones de un total de 3,9 millones y mantiene que se tomó esa decisión sin otra justificación que su nacionalidad española. Sacyr, que lanzó una oferta hostil por el 66,7 por ciento de Eiffage que no controla, también presentó una demanda ante el mismo tribunal por el mismo motivo. Sacyr Vallehermoso y Rayet tienen de plazo hasta el 7 de junio para contestar a los argumentos de Eiffage ante el tribunal.