La balanza comercial de Alemania arrojó en septiembre un superávit de 10.600 millones de euros, por encima de los 8.100 del mes anterior, pero por debajo de los 11.300 millones previstos por el mercado. Las exportaciones aumentaron un 3,8%, después de sufrir una caída del 2,8% en agosto, dato este último corregido a la baja desde un descenso anunciado anteriormente del 1,8%. Las importaciones por su parte subieron un 5,8% después de un incremento del 0,5% el mes anterior, según ha publicado hoy la Oficina Federal de Estadística.