El 'stock' de viviendas sin vender comenzará a absorberse en 2010 gracias, en parte, al efecto acelerador que tendrán sobre las compraventas medidas como la subida del IVA desde julio o la eliminación de la deducción por compra de vivienda habitual a partir de 2011, según el 'Observatorio Económico' del BBVA. "La oferta de nueva vivienda se ha ajustado intensamente, por lo que, incluso ante una demanda débil, es previsible que en el momento actual ya hayan dejado de acumularse inventarios", indica la entidad financiera.