El poderoso sindicato del sector del metal alemán IG Metall ha puesto condiciones a la entrada de un inversor en el productor automovilístico Opel para asegurar la marca, fábricas y puestos de trabajo. El jefe de IG Metall en Fráncfort, Armin Schild, dijo en un comunicado que es necesario "un socio serio a largo plazo", que podría ser una participación tanto privada como estatal. "Un inversor estratégico debe acompañar a Opel durante dos años muy difíciles, lo que requiere ocupar espacios en los que Opel no está presente todavía", dijo Schild.