El sector financiero británico eliminará 15.000 puestos de trabajo en los tres próximos meses en un intento de reducir costes y aliviar la pérdida de rentabilidad de las entidades, cuyo ritmo de recortes de empleo se sitúa en máximo de los últimos 16 años, según se desprende de una encuesta elaborada por la Confederación Británica de Industria (CBI). Las previsiones recogidas en el informe cobran mayor relevancia después de que su anterior previsión de un recorte de 15.000 empleos en el primer trimestre se mostrara adecuada y de que el pronóstico de 11.000 despidos en el último trimestre de 2008 fuera posteriormente confirmado por los datos oficiales.