La industria eólica española habrá perdido dos tercios del empleo a finales del 2010 como consecuencia de un cambio regulatorio que ha paralizado durante meses la actividad de los fabricantes de turbinas, dijo el martes la Asociación Empresarial Eólica en un acto conjunto con los dos principales sindicatos españoles.  La AEE prevé que el sector eólico emplee a finales de este año a unas 15.000 personas frente a los 45.000 empleos de finales de 2008.  El Gobierno aprobó un cambio normativo en mayo de 2009 que endureció las condiciones de la promoción de parques eólicos y redujo el ritmo de instalación eólica anual, con el objetivo de evitar crecimientos descontrolados que pudieran presionar excesivamente los precios y desestabilizar el sistema eléctrico.